Para la cultura popular, el viaje iniciático es aquel que realizamos hacia el recuerdo de nuestra identidad esencial, un viaje repleto de enseñanzas y una aventura interior única.

Tal vez por los años que llevo fuera de mi país, siento que éste también es mi viaje y el de muchas amigas que, como yo, elegimos vivir lejos del lugar donde nacimos, descubrir nuevas culturas y enfrentar desafíos cada día.

Inspirado en estas travesías y en homenaje a ellas, presento la colección Roundtrip, viaje de ida y vuelta, con gemas provenientes de distintas partes del mundo.

La esfalerita representa a España, el ópalo de fuego a México, el larimar a República Dominicana. La rodocrosita a Argentina, las turmalinas a Brasil, el lapizlazuli a Chile, el ópalo azul a Perú, el ametrino a Bolivia, la amatista a Uruguay las esmeraldas a Colombia. Los metales nobles y la obsidiana a Ecuador.

Australia está presente con las perlas, Asia con los zafiros y Sudáfrica con los diamantes.

En definitiva, Roundtrip es un peregrinaje lleno de formas geométricas con profundos y selectos colores.