Inspirada en los atardeceres de Elche, esta colección invoca sus secretos envueltos en un tono magenta, único y misterioso, representado por la turmalina rubelita simbolizando el horizonte donde los últimos rayos de sol iluminan los veleros.

Por otro lado los peridotos y berilos dan su color a los magníficos palmares de Huerto del Cura.

Oro, Turmalinas rubelitas, Berilos verdes y Peridotos.